Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles, 8 de septiembre de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

Delincuencia en Brasil: la clase media alarmada por el aumento de los secuestros exprés

Los secuestros exprés crecieron un 20% en el primer semestre de este año respecto del mismo período de 2003. Los afectados principales son empresarios de pequeño y mediano porte. San Pablo es la más castigada.

 

Con un promedio de 500 secuestros exprés por mes —poco más de 16 al día—, San Pablo ya está instalada en el ranking internacional de las ciudades con un índice mayor de riesgo. Es el delito que más asusta a los paulistas y se ha convertido en un foco de preocupaciones oficiales. La nueva "industria" del "secuestro rápido" —como también se lo llama aquí— mueve unos 70 millones de dólares anuales, equivalente a la facturación del narcotráfico en Río de Janeiro. Las estadísticas que manejan los expertos revelan que es un fenómeno en crecimiento: hablan de un aumento cercano al 20% de los casos registrados en el primer semestre de este año en relación a igual período de 2003.

La alarma llegó a los oídos del gobierno paulista. Preocupadas por la repercusión social y política del tema en un año electoral, las autoridades decidieron reforzar la vigilancia de los coches policiales con dotaciones de agentes en motocicletas. Se trata de un cuerpo policial nuevo entrenado para actuar contra los "secuestros relámpago", llamados así porque la víctima es retenida algunas horas hasta que los delincuentes cobran su rescate.

Para aumentar la eficacia de esas acciones, la policía decidió realizar un mapeo de los lugares con mayor incidencia de este delito. Pero estas medidas no parecen ser suficientes. Directivos de una empresa de seguridad, propiedad de ex militares y ex agentes secretos israelíes, que tienen como mercado los barrios ricos de San Pablo, indicaron que se asiste a un cambio estructural en el mundo de las organizaciones delictivas, como también en los objetivos que persiguen.

"Aumentó la cantidad de bandas de delincuentes y disminuyó su calidad operacional", dijeron en la firma Haganá. El 70% de los secuestros express actuales son efectuados por delincuentes "no profesionales", afirmaron. Suelen ser asaltantes comunes que buscan una vía rápida para obtener dinero. Son menos preparados, más emocionales y más propensos a la violencia. La única ventaja es que son "más dúctiles" a la hora de arreglar el dinero.

San Pablo —la ciudad más rica del país— es la urbe más afectada. Prácticamente ya no hay muchos casos de secuestros rápidos en Río y no se registran en Brasilia, la capital. Las autoridades estiman que son muy pocos los casos de secuestro no denunciados.

José Bernardo Markuz, ex oficial israelí y ex agregado militar en diversos países, incluido Brasil, dice que los grandes empresarios dejaron de ser los objetivos preferidos. Autor del libro "¿Quién le teme al secuestro?", dijo a Clarín que hay un notorio incremento de víctimas entre comerciantes de pequeño y mediano porte, dueños de empresas de ómnibus y de supermercados, y propietarios de fábricas textiles. Es decir, la clase media se está convirtiendo en el blanco preferido de los delincuentes.

Los directivos de Haganá, que reportan a Markuz, relataron a esta corresponsal: "En el último lugar de cautiverio allanado por la policía, fueron encontradas cuatro personas. Una de ellas, era un mecánico".

El promedio del rescate negociado para los secuestradores "profesionales" es de 35.000 reales o sea, poco más de 10.000 dólares. Lo que explica ese monto es la propia naturaleza del secuestro relámpago, donde grupos amateur carecen de infraestructura para mantener a sus víctimas encerradas más de un día. El tiempo promedio del rapto bajó de 1 o 2 días a menos de 12 horas y las cifras que demandan los grupos "no profesionales" se ubican entre 1.000 y 1.500 dólares.

La Secretaría de Seguridad de San Pablo reveló recientemente que el 62% de este tipo de secuestro ocurre en el tránsito. La cifra fue confirmada por los técnicos entrevistados. Según ellos, 70% de los casos tiene lugar en el trayecto que realizan las víctimas entre sus casas y sus lugares de trabajo. Se trata, precisamente, de los recorridos más rutinarios. Y el secuestrador actúa preferentemente en el momento en que su "blanco" sube o desciende de un vehículo. Hay otra situación tan riesgosa como la anterior: es cuando el automóvil debe reducir su velocidad, antes de llegar a un semáforo o al transponer un lomo de burro.

El fenómeno del secuestro exprés no es nuevo en la capital paulista. Hace varios años que los cajeros automáticos dejaron de dar dinero después de las 22 para prevenir los raptos nocturnos. Pero ahora éstos ocurren, según estadísticas policiales, entre las 7 y las 10 de la noche.

Fuente: Clarín
07.09.04

Noticias relacionadas:

* La criminalidad en Río de Janeiro triplica la de Bogotá (25.08.04)
*
El alto índice de criminalidad en México (13.07.04)
* México: plan contra la delincuencia (06.07.04)
* Miles de mexicanos exigen seguridad en una marcha de silencio (29.06.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es