martes, 15 junio 2021
Visitas totales a la web: 86581402

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

Contra el terrorismo en la web

Javier Zarzalejos. Diputado al Parlamento Europeo por el PP ha sido el ponente del Partido Popular Europeo en el Reglamento sobre contenidos terroristas en la red.

Aunque nada puede sustituir a la lucha sobre el terreno contra el terror, impedir que su huella se extienda y la exaltación de su brutalidad infecte mentes e imágenes, es igual de necesario.

Explica el investigador español Javier Lesaca (Armas de seducción masiva, Ed. Península) que «el terrorismo moderno es un fenómeno de comunicación» y añade que «el análisis científico de la comunicación del califato [Estado islámico] demuestra que su fórmula no sólo consiste en crear, expandir y socializar el terror, sino que busca convertir el terrorismo en un producto de comunicación popular, comprensible, seductor, bello e imitable». Hoy esos objetivos de notoriedad, desestabilización, y propaganda que busca el terrorismo -ya sea el practicado por organizaciones más o menos estructuradas o por sujetos aislados- encuentran en la red un vehículo de eficacia privilegiada.

Desde la sofisticación que llegaron a adquirir los vídeos del Estado Islámico en la producción audiovisual de sus atrocidades hasta la simple transmisión por Facebook del asesinato de fieles musulmanes en marzo de 2019 en una de las dos mezquitas atacadas en Christchurch, Nueva Zelanda, por un supremacista conspiranoico, la difusión por todo tipo de plataformas y redes acompaña a los atentados terroristas como parte integral de estos. Muchas veces no sólo los acompaña sino que los precede -como fue el caso reciente del profesor francés Samuel Paty, acusado falsamente de islamofobia y luego degollado a las puertas de su escuela- o busca prolongar el impacto de los atentados para enaltecer los crímenes y exaltar sus autores. Sabemos también que la red se ha convertido en un instrumento esencial de reclutamiento, difusión de técnicas terroristas y radicalización y que no es preciso buscar mucho para encontrar detrás de cada terrorista un consumo masivo de estos contenidos.

Después de más de dos años de debate entre los grupos del Parlamento Europeo y de negociaciones con el Consejo a lo largo de cuatro presidencias distintas, el pleno de Cámara ha aprobado el Reglamento sobre difusión de contenido terrorista en la red que marca un avance sustancial en la cooperación entre Estados y en los instrumentos con los que este desafío debe ser afrontado en la Unión Europea. Para empezar, el hecho mismo de que exista este Reglamento nos dota de un marco legislativo común que, por un lado, supera la fragmentación de legislaciones nacionales, -insuficientes frente a un fenómeno que, por definición, no se para en fronteras estatales- y por otro, supera también las actuales fórmulas de cooperación voluntaria entre compañías proveedoras de servicios de internet y autoridades estatales.

La innovación que aporta este Reglamento es un procedimiento de cooperación basado en las ‘órdenes de retirada’ (removal orders). Según esto, las autoridades competentes de un Estado miembro pueden emitir una orden de retirada para requerir directamente al proveedor de servicios de internet -no importa en qué país de la Unión tenga su sede- la retirada o la deshabilitación de un contenido considerado como terrorista, de acuerdo con la definición que el Reglamento establece. Las compañías de internet que reciban estas órdenes tienen que retirar o deshabilitar el contenido en cuestión en todo el territorio de la UE en el plazo de una hora, lo que da idea de las exigentes obligaciones que el Reglamento impone para atajar la difusión de contenidos terroristas. La orden de retirada es una resolución ejecutiva y vinculante, aunque, naturalmente, está sujeta a las salvaguardias que la norma establece para evitar el uso indebido de este instrumento o su aplicación a contenidos informativos, académicos o cubiertos por el derecho a la libertad de expresión. En supuestos muy específicos, el proveedor de servicios podrá pedir que se revise la orden, y el Estado miembro en cuyo territorio se encuentre la compañía requerida puede llegar a cancelar órdenes que, después de un juicio razonado, estime que infringen «grave y manifiestamente» las disposiciones del Reglamento o los derechos fundamentales garantizados por la Carta de derechos de la Unión. Sin embargo, estos recursos no tendrán efectos suspensivos, de modo que se asegura la ejecutividad de las órdenes de retirada, sin perjuicio de la decisión final en tales supuestos que estoy seguro serán muy escasos y poco significativos.

En un momento en que se aprecia que la confianza tiene dificultades para fluir entre Estados miembros, un Reglamento como este, con instrumentos de cooperación tan concluyentes, representa un impulso firme al propósito compartido de responder al terrorismo en todos los frentes donde este se manifiesta. Ha sido necesario el esfuerzo de la coalición internacional para derrotar al Estado Islámico y seguirá siendo imprescindible la actuación de fuerzas militares, servicios de inteligencia, fuerzas de seguridad y jueces para preservar la integridad de nuestro estado de derecho. Y, aunque nada puede sustituir a la lucha sobre el terreno contra el terror, impedir que su huella se extienda y la exaltación de su brutalidad infecte mentes e imágenes, es igual de necesario. Una Europa víctima y comprometida contra el terror, lo hace más fácil.

Fuenteabc.es
Fecha de publicaciónabril 29, 2021

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

El paracaidista español que humilló a los «temibles» espías soviéticos

Joaquín Madolell, natural de Melilla y militar del Ejército del Aire, desarticuló la mayor red del espionaje...

El amor de Macarena Olona por la Guardia Civil empieza por su pareja, un joven oficial condecorado

El padre de su hijo llegó a la Benemérita como militar de carrera y, los que le...

Últimas noticias

La artillería ‘made in USA’ comprada por Marruecos que deja fuera de juego a España

El país magrebí sigue reforzando sus fuerzas armadas a golpe de talonario, y no lo hace de...

Cuentos De Ciberseguridad

Francisco Perez BES (Barcelona 1973) es abogado y director del área de Derecho y Economía digital en Gómez-Acebo y Pombo. De 2014...

VACUNA EN HOSPITAL ENFERMERA ISABEL ZENDAL

Llamada para vacunarme. Allá voy. Merece la pena contarlo y compartirlo. Sientes una sensación de alivio y a la vez preocupación. Por...

Así es el S-80, el primer submarino 100% español, solo comparable a una nave espacial

Navantia asume por primera vez en su historia el rol de autoridad técnica, pasando de construir en España con diseño extranjero a...

¿Comprar un coche en 2022? Solo podrás hacerlo si tiene un ‘certificado antihackers’

La tecnología más puntera de nuestros vehículos está pensada para facilitarnos la vida, pero los ciberdelincuentes han encontrado una serie de debilidades...