domingo, 29 noviembre 2020
Visitas totales a la web: 86194484

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

Defensa ‘blinda’ la mente de sus militares destinados en la primera línea de batalla contra el coronavirus

Fernando Lázaro

Elabora y distribuye una guía psicológica entre los efectivos destinados a las morgues y a las residencias de ancianos con consejos para afrontar las situaciones de estrés

En la operación Balmis, el estilete militar para combatir el coronavirus, la retaguardia también debe blindarse. Y eso lo saben los planificadores de los ejércitos. En esa retaguardia está la atención a todo aquel que está en primera línea.

Esta guerra contra el enemigo invisible se libra en el plano físico y también en el mental. Porque, como apunta el coronel García del Real, la exposición a lo más duro conlleva un desgaste psicológico al que hay que hacer frente.

Y centra en dos los polos de desgaste principales: la atención que requieren los que atienden las residencias de ancianos y los que se hacen cargo del traslado de fallecidos a las morgues. Este último caso es el que más está afectando a los militares. No en vano, hasta ahora, los traslados se contaban por centenares, todos los días. «Nunca antes nos hemos enfrentado a una situación así»», apunta el mando. El Ministerio de Defensa puso en marcha un dispositivo telefónico de atención psicológica inmediata. Y, además, sus especialistas han elaborado dos manuales con recomendaciones. Uno para el personal sanitario y el segundo y más especializado, para «toda la fuerza», para aquellos que tienen que entrar en las residencias de ancianos, para todos los que tienen que coger los cadáveres.

Así, durante las últimas semanas, las llamadas se han ido multiplicando. «Conforme pasan los días, la asistencia requerida es mayor». Las guías han sido elaboradas por la inspección general de Sanidad de la Defensa, por su unidad de psicología.

«Los intervinientes (los militares) son recursos fundamentales en las crisis, gracias a los cuales la población soporta mejor los riesgos a los que se tiene que enfrentar. Por tanto, los intervinientes tienen la capacidad de impulsar el bienestar físico y psicológico, el ajuste psicosocial y la recuperación de la funcionalidad de la población», arranca la guía. «Los escenarios en los que trabajan son potencialmente provocadores de diferentes emociones como miedo-pánico, vergüenza, rechazo, negación, ansiedad, ira, tristeza, culpa, compasión, etc. Por eso se dice que uno de los mayores riesgos laborales de este personal es la carga emocional de las tareas que realizan».

Los militares que se dedican a estas labores de primera atención se enfrentan a tareas exigentes emocionalmente, «a las que responden con vigor, dedicación y absorción, su propia implicación con la tarea podría provocar desgaste emocional. Esto es aún más cierto en los casos en los que estén en un momento vital crítico (divorcio, enfermedad de un familiar, duelo, etc.) porque pueden llegar a empatizar e identificarse en exceso con el dolor ajeno», añade la guía.

Según explica Del Real, el objetivo fundamental de esta guía es que conozcan los riesgos psicológicos que más relación tienen con su trabajo, así como las pautas que pueden ser de ayuda para manejarlos. «La idea básica es potenciar su fortaleza emocional, así como ofrecerles apoyo psicológico. Se trata de proteger su salud mental, de tal modo que no solo resistan mentalmente durante su intervención, sino que, su intervención no derive en la aparición de secuelas psicológicas postraumáticas».

Alerta de que la respuesta de estrés puede conllevar reacciones en diferentes ámbitos. En el del comportamiento: desde el distanciamiento social de la familia y amigos, la elevación de ingesta en fármacos, alcohol o tabaco, la hiperactividad, el nerviosismo, la incapacidad para descansar…

En la guía se desglosan algunas de las circunstancias que pueden conllevar estas situaciones de estrés: desde el aumento de la exigencia y el fuerte ritmo de trabajo, al aumentar la visibilidad de las tareas encomendadas y disponer de pocos recursos para atender a toda la sociedad; la incertidumbre respecto al contagio derivado del contacto directo con personas que están o pueden estar afectadas por el virus; la dificultad para predecir el tiempo que se va a prolongar la fuerte exigencia sobre el personal involucrado; sentimientos de culpabilidad por no estar atendiendo a las personas cercanas, aislados en casa por las restricciones impuestas….

A lo largo de la situación de crisis pueden ir apareciendo otros riesgos que se suman a los iniciales como por ejemplo, conflictos entre compañeros, ansiedad provocada por la aparición de algún caso de enfermedad en un familiar o compañero, falta de comunicación, etc. O estar pasando por una situación delicada a nivel personal (duelo, enfermedad grave de un ser querido, muerte de un ser querido, divorcio reciente, etc.) «puede hacerte más vulnerable que en otro momento de tu vida».

Estado emocional

Desde Defensa se recomienda a los efectivos que, antes de incorporarse a su labor, entre otros puntos, valore el estado emocional. «Las personas que se dedican a ayudar a los demás, deben mantener una estabilidad emocional que potencie su rendimiento. Por esto, si consideras necesario antes de empezar a trabajar hablar con algún profesional, no dudes en contactar con ellos, la mayoría de las dificultades que intervienen en tu bienestar psicológico remiten con estrategias de reducción de estrés sencillas, tales como técnicas de desactivación o ventilación emocional».

«Date permiso para sentir, expresar y compartir emociones, tanto positivas como negativas. Si en algún momento sientes enfado o tristeza, no trates de negar o luchar contra estos sentimientos, acéptalos como una parte más del escenario y sigue trabajando para afrontar la situación. Y, sobre todo, toma conciencia de que no está en tus manos la solución a todos los problemas relacionados con las personas con las que te vas a encontrar durante tu activación», apunta el manual.

Y para después de la jornada, en la que seguramente le ha tocado cargar con decenas de ataúdes, entre otros consejos, Defensa recomienda reducir la activación antes de llegar a casa, «al contrario de lo que has hecho al inicio de la jornada, según vas cambiando el uniforme por la ropa civil vete cerrando mentalmente todos los asuntos laborales y reencontrándote con los familiares y sociales».

Y habla de la ventilación emocional: «Tal vez sea necesario para conseguir desconectar una vez acabas la jornada, compartir las dificultades y emociones que has experimentado».

Fecha de publicaciónabril 24, 2020

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

El paracaidista español que humilló a los «temibles» espías soviéticos

Joaquín Madolell, natural de Melilla y militar del Ejército del Aire, desarticuló la mayor red del espionaje...

El amor de Macarena Olona por la Guardia Civil empieza por su pareja, un joven oficial condecorado

El padre de su hijo llegó a la Benemérita como militar de carrera y, los que le...

Últimas noticias

El Ayuntamiento de Madrid crea una oficina antiokupas para asesorar a las comunidades de vecinos

El Ayuntamiento de Madrid va a crear una oficina antiokupas para asesorar a las comunidades de vecinos sobre las medidas que pueden adoptar para combatir la usurpación de viviendas y los problemas de convivencia que lleva aparejados. El nuevo organismo, dependiente del Área de Coordinación Territorial, dará "soporte jurídico" a los residentes para la resolución de conflictos.

Un agente israelí mata en Teherán al número dos de Al Qaeda

Un misterioso asesinato en la capital iraní en agosto revela ahora que entre los fallecidos se encontraba el número dos de Al...

Contra Armada, la revancha española que Inglaterra ocultó

Luis Gorrochategui presenta en un libro «la mayor victoria de España sobre los británicos». Un hito en el que, primero, María Pita...

Ransomware attacks grow more menacing during the pandemic, creating headaches in health sector

Steve Giles was having dinner in the Los Angeles area on Friday, Feb. 5, 2016, when he received an ominous phone call.

Boko Haram: Security Considerations and the Rise of an Insurgency

There are many books published on the topic of terrorism and certain terrorist cells. Boko Haram: Security Considerations and the Rise of an...