viernes, 7 agosto 2020
Visitas totales a la web: 85932449

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

El bikini, un traje de baño atómico

Monica Arrizabalaga. Periodista. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra. En la redacción digital de ABC desde 2008.

La presentación de esta prenda veraniega de dos piezas coincidió con los ensayos nucleares de Estados Unidos en el atolón Bikini

Cuando el 5 de julio de 1946 Micheline Bernardini se presentó en una piscina de París con el provocador traje de baño ideado por el ingeniero mecánico Louis Reard no era consciente de que sus palabras bautizarían de por vida a la prenda que está a punto de cumplir los 75 años sin atisbo de jubilarse. «Va a ser más explosivo que la bomba de Bikini», dicen algunas crónicas que respondió la bailarina del Casino de París a un reportero que le preguntó por el nombre del polémico bañador.

Apenas cuatro días antes había tenido lugar en el atolón Bikini de las Islas Marshall la primera explosión nuclear en tiempos de paz. Eran los tiempos de la Guerra Fría y Estados Unidos pretendía poner en escena el despliegue de la energía nuclear estadounidense y comprobar si la mayor flota naval jamás reunida podía soportar el fuego atómico

Tres barcos hundidos y más de 30 averiados fue el resultado de la prueba en la que participaron 42.000 hombres y que lanzó el agua de la laguna a 9.000 metros, según los primeros informes del vicealmirante Blandy que en el momento de la explosión se encontraba en el buque Mc Kinkey, a 16 kilómetros del blanco. «La explosión de la bomba atómica en Bikini fue de menor efecto que la de Nagasaki», informó ABC el 2 de julio de 1946.

«No se han producido oleajes, ni terremotos, ni fenómenos anormales análogos. La radioactividad que está produciendo, según ya se había previsto y calculado, no constituirá un peligro para el personal de los buques ni para ninguna otra isla del Pacífico», hacía constar el almirante Blandy en su texto.

Semanas después se conocía que si bien los daños estimados en principio fueron menores de los que se temían, a la postre resultaron mayores. Muchos de los animales que no perdieron la vida a bordo de la flota cobaya murieron después víctimas de la radiactividad.

El 24 de julio del mismo año se realizaba un segundo experimento atómico al que seguirían más de 60 pruebas nucleares. Entre ellas, la explosión de la primera bomba H en 1952 y dos años después la de «Bravo», la bomba de hidrógeno más potente jamás realizada, mil veces más potente que la que destruyó Hiroshima. Tres islas y la barrera de coral que las rodeaba desaparecieron y hubo centenares de heridos porque no se pensó que llegaría tan lejos.

Un pueblo desterrado

Los 167 indígenas que habitaban Bikini y los 26 islotes próximos al atolón fueron evacuados antes de la primera prueba al vecino atolón de Rongyu y hasta 1968, diez años después de la última prueba, no fueron autorizados a regresar. Durante 22 años vivieron prácticamente de la caridad en barracones de la Marina de los Estados Unidos en Kili, un islote de poco más de un kilómetro de longitud sin recursos naturales. «El Gobierno está dispuesto a hacer las cosas a lo grande para resarcir a los indígenas de los sufrimientos padecidos durante 22 años. En Bikini el pasado será olvidado y sus habitantes constituirán una comunidad modelo que visitarán muchos millares de turistas», auguraba entonces ABC ateniéndose a las informaciones de la Casa Blanca.

Se llevó a cabo un programa de producción agrícola, pero los exámenes médicos que se hicieron periódicamente a los habitantes mostraron altos niveles de contaminación por consumir alimentos del atolón y agua de sus pozos. En 1978 volvían a ser evacuados, para no volver.

Hoy la flota fantasma hundida en sus aguas atrae a submarinistas que acuden a contemplar la imponente mole del «Saratoga o del «Nagato». Nadar y bucear en las aguas de Bikini ya no es peligroso, aunque todavía la isla tiene altos contenidos de Cesio-137 radiactivo.

En total la fuerza acumulada de los ensayos en todas las Islas Marshall fue equivalente a 7.000 veces mayor que la de la bomba de Hiroshima, según la Unesco, que en 2010 incluyó el atolón de Bikini en la lista del Patrimonio Mundial. Las pruebas desencadenaron un movimiento en contra en todo el mundo que suscribieron intelectuales como Bertrand Russell y Albert Einstein, autores del célebre manifiesto de protesta de 1955.

En la bandera de Bikini queda el recuerdo a Estados Unidos de las tres islas destruidas y los años de destierro del pueblo bikinio en las vecinas Kili y Ejit. Son las estrellas negras de la enseña que contiene otras 23 estrellas blancas y las supuestas palabras de Juda, el líder de Bikini al que el comodoro estadounidense Ben H. Wyatt pidió en 1946 el uso de las islas «por el bien de la humanidad y para poner fin a todas las guerras del mundo»: «Men otemjej rej ilo bein anij» («Todo está en manos de Dios»).

La batalla del bikini de Zaragoza

La prenda que exhibió Bernardini siguió su propio camino desde su debut de 1946. Según contaba Miguel Moya en ABC dos años después, las chicas discutían si debía prevalecer «el traje de baño de dos piezas, llamado “Bikini”, por lo atómico» o si convenía complicarlo con añadiduras y polisones. Con complicaciones o sin ellas, sabido es que el bikini triunfó, aunque le costó abrirse camino. Todavía en 1964, Genevieve Antoine Dariaux sostenía en «Elegancia» que «a menos de tener una figura impecable, a menos que la edad no llegue a los 20 años y se tenga la piel tersa y un moreno dorado, es preferible llevar un bañador entero, que favorece más la figura y es más elegante», según recordaba Rosa Belmonte en el 65 cumpleaños del bikini.

El cine, con la imagen de Brigitte Bardot en bikini en Cannes durante la presentación de «Manina, la chica del bikini» en 1953, la de Ursula Andress en «Agente 007 contra el Dr. No» en 1962 o la de Raquel Welch en «Hace un millón de años» (1966), sin duda contribuyeron a que se popularizara.

Un vendedor de cerámica con unas jóvenes turistas en bikini, mirando un botijo en 1966
Un vendedor de cerámica con unas jóvenes turistas en bikini, mirando un botijo en 1966

Aunque aún tuvo que sortear escollos. En mayo de 1970 varios centenares de mujeres protestaron en Zaragoza en contra de la prohibición de utilizar el bikini en una piscina reservada en exclusiva para ellas. La protesta comenzó con unas cincuenta jóvenes que llevaba los bikinis bajo otras prendas de vestir y que comenzaron a gritar contra la prohibición de usar estos trajes de baño. Pronto se unieron otro medio centenar de mujeres que se encontraban en la piscina y ante el volumen de sus gritos y el cariz que tomaban los acontecimientos, se decidió autorizar la prenda. «Así, pues, en presencia de las fuerzas de orden público, que llegaron momentos después, las muchachas comenzaron a despojarse de todas las prendas de vestido y se lanzaron al agua con los bikinis de último modelo», concluía la información.

Fuenteabc.es
Fecha de publicaciónjulio 07, 2020

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

UME, para servir

Uno se pregunta, al ver las estadísticas de bajas, por qué no funcionarán los gobernantes con la misma prontitud y eficacia que los militares. Circula un video en el que un general, a pesar de la mascarilla, explica claramente el funcionamiento de las Unidades militares; una perfecta organización en la que un estado mayor planea y dirige las operaciones en curso, mientras otro va programando las operaciones futuras. Todo un engranaje funcionando con eficacia, en silencio y sin alardes, donde cada elemento sabe lo que tiene que hacer y cómo hacerlo, sacando el máximo rendimiento de sus escasos medios, y a pesar de lo imprevisto y desconocido de un enemigo que dio la cara cuando ya estaba dentro.

Los 4 grandes pelotazos de las mascarillas y los test: la estafadora Mayra facturó 263 millones a Sanidad

Eric Casas, directivo de Hans Biomed Skymedic, ha ganado 38,7 millones con el mismo negocio. Mayra Dagá,...

Últimas noticias

95 gramos de CO2 El mayor reto en la historia del automóvil

Como si fuera obra de Greta Thumberg, las medidas anticontaminación se endurecen en la UE, por lo...

Dos historias de un chino que demuestran la cara y la cruz del reconocimiento facial

A un lado, los que apoyan esta tecnología en aras de la seguridad; al otro, quienes lo consideran un atraco a la...

El bikini, un traje de baño atómico

La presentación de esta prenda veraniega de dos piezas coincidió con los ensayos nucleares de Estados Unidos en el atolón Bikini

El Ejército frustró un atentado con bomba lapa en su base principal en Mali

Artificieros españoles frustraron un atentado en Koulikoro, donde se ubica la principal base en la que están desplegadas las tropas españolas en Mali....

Teletrabajo y coronavirus: lo que el mundo puede aprender de los Países Bajos sobre el trabajo desde casa

Si eres de los que ha tenido que colocar la laptop sobre una pila de libros de cocina durante la pandemia o...