martes, 22 septiembre 2020
Visitas totales a la web: 86045968

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

El nuevo Centro de Monitorización de la Seguridad del Sistema Galileo (GSMC)

Dr. Ingeniero de Armamento. Academia de las Ciencias y las Artes MIlitares. Sección Prospectiva de la Tecnología Militar

El sistema de posicionamiento global europeo Galileo constituye el más preciso y
avanzado de los disponibles y funciona con capacidades parciales desde diciembre de
2016; es por tanto, una excelente alternativa a sistemas tan conocidos como el GPS
americano, el GLONASS ruso o el chino BEIDU, entre otros. Su utilidad práctica en el
ámbito civil es incuestionable en campos como la navegación, la topografía, la
operación de drones, el rescate o los vehículos autónomos, por ejemplo, pero es en el
ámbito militar donde su empleo proporciona capacidades definitivas.

El funcionamiento es relativamente sencillo y transparente para el usuario, aunque las
tecnologías implicadas son extremadamente complejas; en su desarrollo la participación
española ha sido sobresaliente. Son pocos los ciudadanos que se han percatado de que
su teléfono móvil recibe la señal Galileo desde hace más de dos años; a pesar de lo
sofisticado del sistema, en julio de 2019 Galileo sufrió un problema (un “apagón”) que
lo mantuvo inoperativo casi una semana, un fallo que la propia Comisión Europea, el
ente que lo ha diseñado (Agencia Espacial Europea, ESA) o que lo opera (Agencia de
soporte a Galileo, GSA) consideraron crítico y no repetible en el futuro.

Cada satélite del sistema emite continuamente un mensaje de navegación en bandas
cercanas a los 1.400 MHz, una banda que aprovechan los móviles modernos sin
necesidad de una antena auxiliar y que está muy por encima de la señal radio y bastante
por debajo de las señales wifi. El paquete de datos emitido por el satélite proporciona la
hora precisa de acuerdo con los relojes a bordo a la que añade una serie de datos de verificación. En cada emisión, el número de datos codificados es relativamente pequeño y permiten identificar inequívocamente el satélite emisor. Los receptores conocen los códigos de cada emisor y por ello no sólo pueden decodificar la señal sino que pueden discernir entre diferentes satélites. Son
necesarias al menos cuatro señales para fijar una posición y el tiempo.

Las transmisiones son cronometradas para empezar de forma precisa de acuerdo con el
reloj a bordo del satélite. La primera parte de la señal indica al receptor la relación entre el
reloj del satélite y la hora del sistema. La siguiente serie de datos proporciona información de órbita precisa del satélite.

El programa americano GPS III constituye la última evolución del sistema GPS y
pretende garantizar el cumplimiento de los requisitos militares y civiles previstos para
los próximos 30 años. GPS ha evolucionado y de él han derivado nuevos sistemas de
posicionamiento, como el posicionamiento dinámico, la capacidad de capturar datos, lo
que permite al receptor realizar mediciones en tiempo real y en movimiento (el llamado
Mobile Mapping). El sistema obtiene cartografía móvil 3D basándose en un aparato que
dispone de un escáner láser, cámaras métricas, un sensor inercial (IMU), un sistema
GNSS y un odómetro a bordo de un vehículo. Se consiguen grandes precisiones, gracias
a las tres tecnologías de posicionamiento: IMU + GNSS + odómetro que, trabajando a la
vez, dan la opción de medir incluso en zonas donde la señal de satélite no es buena.
La información que es útil al receptor para determinar su posición se llama efemérides.
Cada satélite emite sus propias efemérides, en la que se incluye entre otros, el estado del
satélite, su posición en el espacio, su hora atómica o información de modulación por
velocidad relativa.

Debido al carácter militar con el que nació del sistema GPS, el Departamento de
Defensa de los EE. UU. se reservaba la posibilidad de incluir un cierto grado de error
aleatorio, que podía variar de los 15 a los 100 m. La llamada disponibilidad selectiva
(S/A) fue eliminada el 2 de mayo de 2000. Aunque actualmente no se aplique tal error
inducido, la precisión intrínseca del sistema GPS depende del número de satélites
visibles en un momento y posición determinados. Así, cuando se capta la señal de entre
siete y nueve satélites y si éstos están suficientemente dispersos, pueden obtenerse
precisiones inferiores a 2,5 metros en el 95 % del tiempo. Si se activa el modo GPS
diferencial (DGPS, necesita dos antenas), la precisión mejora y resulta inferior a un
metro en el 97 % de los casos. Estos sistemas no están disponibles en Sudamérica, ya
que esa zona no cuenta con satélites geoestacionarios que apoyan el funcionamiento del
sistema GPS. En el caso de Galileo, los geoestacionarios se llaman EGNOS, básicos
para la navegación aérea en todo el mundo.

El sistema europeo Galileo es una apuesta decidida de la Comisión Europea, quien a través de la Agencia Europea del Espacio ESA) lo diseña y adquiere y mediante la agencia Europea de Sistemas de Navegación global por satélite (GSA o, también, GNSS), o opera y explota.
Galileo precisa de dos centros capaces de garantizar la seguridad del sistema, denominados Centros de Monitorización de seguridad de Galileo (GSMC, por sus siglas en inglés), uno de los cuales actúa como principal y está situado en Saint Germain, cerca de París, siendo el secundario un back-up del principal, responsabilidad del Reino Unido.


Con motivo del “Brexit”, la Comisión Europea solicitó a los estados miembros nformación sobre su interés en asumir la responsabilidad del GSMC Back-up que ebería abandonar el Reino Unido antes de marzo de 2019. Finalmente, fueron ocho los aíses dispuestos a acoger la instalación. Tras una serie de visitas de la Comisión a los osibles emplazamientos y una presentación formal de ofertas, la propuesta española resultó ganadorea, al obtener su documento técnico la mejor valoración.


La oferta fue responsabilidad de los Ministerios de Fomento, Exteriores, Economía y
Defensa. La ubicación propuesta por España se basaba en el uso de edificios del antiguo
ITM, hoy INTA, en La Marañosa. Está previsto alcanzar unas capacidades preliminares
en otoño de 2019 y definitivas en el verano de 2020.


El GSMC Back-up SP es un proyecto internacional de primer nivel tecnológico y
estratégico a nivel nacional en el que el Cuerpo de Ingenieros Politécnicos ha tenido un
marcado protagonismo, tanto a nivel de gestión como de desarrollo y ejecución.

En el GSMC de La Marañosa trabajarán los 365 días del año, 24 h, más de sesenta
eurofuncionarios y proporcionará oportunidades de negocio a la industria española por
encima de los 40 M€ anuales. Además, se abren grandes posibilidades para el
crecimiento futuro del Centro de La Marañosa, que podría albergar nuevas instalaciones
de la Agencia Europea del Espacio constituyendo así el germen de proyectos de alta
tecnología que contribuirán a fortalecer la excelente posición española en el sector
aeroespacial.

Lea aquí el experto completo

Fuenteacami.es
Fecha de publicaciónenero, 2020

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

El paracaidista español que humilló a los «temibles» espías soviéticos

Joaquín Madolell, natural de Melilla y militar del Ejército del Aire, desarticuló la mayor red del espionaje...

UME, para servir

Uno se pregunta, al ver las estadísticas de bajas, por qué no funcionarán los gobernantes con la misma prontitud y eficacia que los militares. Circula un video en el que un general, a pesar de la mascarilla, explica claramente el funcionamiento de las Unidades militares; una perfecta organización en la que un estado mayor planea y dirige las operaciones en curso, mientras otro va programando las operaciones futuras. Todo un engranaje funcionando con eficacia, en silencio y sin alardes, donde cada elemento sabe lo que tiene que hacer y cómo hacerlo, sacando el máximo rendimiento de sus escasos medios, y a pesar de lo imprevisto y desconocido de un enemigo que dio la cara cuando ya estaba dentro.

Últimas noticias

El contraataque de Álvarez-Pallete

La retirada de César Alierta como máximo responsable de Telefónica en 2016 abrió las puertas de la Presidencia a su delfín...

¿Y AHORA QUÉ?

En España, nuestra Nación, para algunos simplemente país o IBEX35, todo está dicho en el Congreso, en la prensa y en las redes sociales....

Mozambique army surrounds port held by Isis-linked insurgents

Militants seized the Mocímboa da Praia site, which is near gas projects worth £45bn, last week Government troops are...

Strategic Security: Forward Thinking for Successful Executives

An engaging study of management from a security industry perspective, Strategic Security: Forward Thinking for Successful Executives unfolds like an academic program on strategic...

El desconocido error histórico de «Salvar al Soldado Ryan» con el Día D y el capitán Miller

Francis L. Sampson no era un maestro de escuela, sino un capellán militar de la 101ª División Aerotransportada Existen...