martes, 20 octubre 2020
Visitas totales a la web: 86110429

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

Iñaki Ereño (Sanitas): “Las residencias de ancianos están preparadas para cuidar, no para curar”

Víctor Martínez

El consejero delegado del grupo de salud critica la falta de empatía de la Administración con estos centros al exigirles una responsabilidad que excede su cometido y denuncia la tardanza e insuficiencia en el suministro de equipos de protección para sus sanitarios:«Tenemos 100 empleados con coronavirus»

Iñaki Ereño (Melilla, 1964) es consejero delegado de Sanitas. La compañía lleva más de un mes haciendo frente a una crisis sanitaria sin precedentes en dos de sus principales frentes: hospitales y residencias de mayores.

¿Cómo han llevado estas primeras cinco semanas de estado de alarma?

Al principio todos nos vimos desbordados, pero después de mucha energía y trabajo realizado estamos en una fase de estabilización e iniciando la vuelta a la normalidad. En hospitales que han estado casi por completo dedicados al coronavirus, ahora ya estamos planificando un circuito para el virus y otro para la actividad tradicional. También ya estamos pensando en el futuro para adaptarnos al nuevo entorno.

¿Cuál ha sido el aumento de actividad en sus hospitales?

Hemos atendido unos 2.300 pacientes por coronavirus divididos de diferentes maneras. 1.300 han estado en nuestros recintos clínicos, unos 600 en los hospitales en provisión ajena, como por ejemplo los de Quirón, y 400 en nuestras residencias. Esto ha supuesto en los hospitales un 80% de reducción de la actividad tradicional, pero por otro lado hemos realizado 5.000 consultas al día por vía telemática a través del móvil, cuando antes hacíamos 300.

¿Han notado interferencias públicas en su gestión?

Ha habido una coordinación en la atención médica con respecto a las ocupaciones de camas y los pacientes que te envían o que tú envías. El 20% de los pacientes que hemos atendido provenía de la sanidad pública. No hay intromisión, sólo un par de llamadas al día para ver cómo estamos y qué capacidad tenemos.

¿Cree que la Administración ha respondido bien a la crisis sanitaria?

Hay dos capítulos. Uno de ellos es la coordinación de camas, que ha funcionado bien. Otra cosa es el aprovisionamiento de los equipos de protección individual y ventiladores. En este sentido no ha funcionado. El material para proteger a nuestros empleados empezó a llegar a partir del 10 de abril en cantidades absolutamente escuálidas. Cuando nos hemos dirigido a nuestros proveedores para adquirir ese material, nos hemos encontrado con que muchos de ellos tenían el mandato de solo vender a la sanidad pública. Ahí se ha producido el problema, nos hemos encontrado con muchos obstáculos.

¿Se ha normalizado ya?

Hemos recibido algún envío de mascarillas, batas, un par de ventiladores… En cantidades pequeñas que no suplen nuestras necesidades.

¿Y cómo habéis hecho para proveeros de ese material?

De tres maneras. Una primera es con stock que teníamos. La segunda ha sido mediante la fabricación propia de mascarillas. Y una tercera ha sido utilizando stock de clínicas dentales que hemos cerrado. También hemos hecho alguna gestión de compras en el extranjero.

¿Cómo va a afectar a la cuenta de resultados de Sanitas esta crisis?

Es difícil de anticipar. Hemos invertido por el coronavirus en compras de material necesario unos 15 millones de euros y contratado 400 personas en las últimas cinco semanas. Estamos en el proceso de que no falte de nada y atender la urgencia que tenemos. Ya habrá tiempo de ver qué efecto tiene esto y quién lo paga.

¿Quién y cómo lo pagará?

Hay muchos hospitales que están haciendo un 80% de actividad por el coronavirus ligada a la sanidad pública y nadie les dice quién va a pagar esto, porque hay comunidades autónomas que no se han pronunciado. Debería haber uniformidad en la respuesta para dar estabilidad a muchos hospitales que no saben qué va a ser de ellos.

¿La crisis ha afectado a su plan de expansión?

Tenemos un plan para abrir 30 nuevas clínicas dentales y sigue en pie. La única parte del grupo que está parada son las 150 clínicas dentales que no se dedican a urgencias. Sus empleados adheridos están haciendo dos tareas: o bien sirven de voluntarios para cubrir las necesidades de personal que tenemos en hospitales y residencias -tenemos en cuarentena a 800 empleados y 100 con coronavirus- o bien están haciendo cursos de formación. No hay nadie parado.

¿En qué se están formando?

En temas de protocolos y procesos de gestión de clínicas algunos, otros en relación con temas de excelencia clínica, gestión del software… Hay diferentes programas y cada uno tiene su equipo.

¿Cuál es la situación en las residencias de ancianos?

Estamos haciendo un esfuerzo enorme y sentimos que esta industria está siendo injustamente tratada. Es verdad que hay gente que está haciendo una práctica que no es buena y debería ser apartada del sistema, pero la mayoría está trabajando razonablemente bien. Las residencias de mayores son para cuidar, y no para curar. En la pandemia se nos ha cargado de una responsabilidad para la que no estamos preparados. Nosotros, al estar dentro de un grupo sanitario, hemos tenido más facilidad para medicalizarnos, pero muchas otras han tenido más dificultades. Es una situación muy dura, la parte más dura de todo esto.

¿Ha actuado bien la Administración en este tema?

Durante muchas semanas para estas personas mayores y pluripatológicas no ha habido hueco en los hospitales y se nos ha encargado que los curáramos. Se ha mostrado poca empatía con una industria que nunca estuvo montada para esto. Se nos ha demonizado de una manera injusta e innecesaria.

¿Cómo cree que va a ser el desenlace de la crisis?

Es fundamental que los recursos provistos para enfrentarse al Covid, sobre todo el hospital de Ifema, permanezcan disponibles durante mucho más tiempo. Si eso se da, la tranquilidad de los ciudadanos de cara a poder vivir con este virus hasta que haya una vacuna es mayor. Los recursos no pueden desaparecer de un día para otro, y si lo hacen pueden venir los problemas. Nosotros tenemos dos hospitales de campaña que tenemos idea de seguir con ellos durante los próximos seis meses casi con toda seguridad.

¿Cómo será la vida postcoronavirus en el mundo sanitario?

La sanidad ha emprendido un camino que ya no tiene vuelta atrás. La principal novedad es que se va a digitalizar sí o sí. El médico tiene que acercarse al paciente a través del móvil, y las compañías que proveen servicios sanitarios tienen que montar mecanismos de hospitalización domiciliaria. Los ciudadanos están viendo que el sistema funciona a través del móvil y durante un tiempo van a tener un cierto miedo al mundo hospitalario. En segundo lugar, es necesario que alguien pueda estar en su casa cuando antes estaba en un hospital, usando un dispositivo tecnológico que permita enviar información para proteger al paciente durante 24 horas. Además, será importante crear un repositorio de datos de origen privado y público que permita conocer la salud de los individuos de forma agregada; reforzar los servicios de atención psicológica que hoy están desbordados; medicalizar todas las residencias de mayores; y desarrollar un mundo más saludable porque las personas se han dado cuenta de que si no eres pluripatológico estás mejor preparado para luchar contra una pandemia de este tipo.

Fecha de publicaciónabril 20, 2020

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

El paracaidista español que humilló a los «temibles» espías soviéticos

Joaquín Madolell, natural de Melilla y militar del Ejército del Aire, desarticuló la mayor red del espionaje...

Mascarillas falsas llenan tiendas y farmacias: cómo saber si la tuya lo es y qué riesgo tienen

Higiénicas, quirúrgicas, FFP... Estos términos hace dos meses no nos sonaban de casi nada a la mayor parte de los ciudadanos, y menos si nos decían que esto tenía algo que ver con mascarillas.

Últimas noticias

Apple no solicita al CNI la certificación de seguridad de sus teléfonos

El Centro Criptológico Nacional detalla en su 'Memoria Anual' los esfuerzos por dotar a la administración de...

El Sistema de Seguridad Integral en el Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas)

El Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas) de México apuesta por la seguridad integral para garantizar el abastecimiento seguro y...

Companies Facilitating Ransomware Payments Could Face Penalties

Companies that assist victims of ransomware attacks in making payments to criminal hackers could face penalties, according to a new advisory from the U.S....

Una violencia indómita: el siglo XX europeo

La centura pasada quedó marcada por violencia desatada y furibunda según recoge Julián Casanova en 'Una violencia indómita: el siglo XX europeo' (Crítica) Todos los adjetivos, no debemos...

Los troyanos bancarios latinoamericanos fijan su objetivo en España

Las campañas de ‘emails’ de los ciberdelincuentes han suplantado la identidad de la Agencia Tributaria, el Ministerio de Trabajo y Economía Social,...