viernes, 7 agosto 2020
Visitas totales a la web: 85932092

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

Mascarillas falsas llenan tiendas y farmacias: cómo saber si la tuya lo es y qué riesgo tienen

Guillermo Cid

Con el aluvión de la demanda, cada día más mascarillas llegadas de China llenan escaparates y almacenes prometiendo protección como las FFP2, pero pocas lo garantizan de verdad

Higiénicas, quirúrgicas, FFP… Estos términos hace dos meses no nos sonaban de casi nada a la mayor parte de los ciudadanos, y menos si nos decían que esto tenía algo que ver con mascarillas. Con la crisis del coronavirus, todos hemos tenido que hacer un curso a marchas forzadas sobre características y uso de mascarillas y respiradores, pero incluso con este curso y la atención puesta, no todo está tan claro como parece. Con la demanda disparada y los vendedores buscando suministros por todas partes, cada vez más clientes y expertos denuncian la venta de mascarillas falsas o al menos que no cuentan con las certificaciones y características que marca la normativa. Pero ¿cómo sabemos si las nuestras cumplen?

Desde el principio de la crisis, hemos visto cómo todo tipo de entidades públicas, desde el Gobierno central a los autonómicos, se han visto salpicadas por polémicas al dar al personal sanitario equipos de protección que no cumplían con las características necesarias y han tenido que retirar dichas partidas, pero el problema no se queda en la Administración Pública. Como explican fuentes conocedoras del sector y asociaciones como la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (Asepal) a Teknautas, son muchísimos los casos denunciados por usuarios que aseguran haber comprado mascarillas falsas en tiendas y farmacias y que, tras ser consultados los detalles, se confirma este hecho. Ya sea por falta de certificación, de información o mal etiquetaje, los casos se multiplican sin parar.

Esto también se puede ver en redes como Twitter, donde perfiles como el de la farmacéutica Gemma del Caño o el de Desenmascarador Enmascarado reciben a diario decenas de consultas al respecto. Gente que adquiere en tiendas y farmacias productos que no cumplen con la normativa. Desde Cofares, una de las principales distribuidoras de material farmacéutico del país, explican a El Confidencial que no han dado todavía con casos que falsifiquen documentación, pero sí añaden que con el Real Decreto del 23 de abril que flexibiliza algo la importación de este material y es más sencillo encontrar errores puntuales aunque siempre se garantiza la funcionalidad del producto. Ante esta situación, aquí damos más detalles para entender el problema y evitar comprar mascarillas falsas o saber a lo que te arriesgas de hacerlo.

Llevo un mes mirando los etiquetados de las mascarillas que me enviáis.
Ya no sé ni qué decir, sólo he visto una correcta. UNA.
Certificados falsos, etiquetados incorrectos…

Estoy bastante hundida.
Lo de la CAM sólo es una más.

Por favor, cumplid la distancia de seguridad.— Gemma del Caño (@farmagemma) May 11, 2020

Abro hilo – He analizado los links que me han mandado de un conocido foro de internet. De los 15 links recibidos, TODOS están vendiendo mascarillas de procedencia dudosa. Sigue mi análisis 👇@INSST_MTES @sanidadgob @consumogob— Desenmascarador Enmascarado (@Desenmascarad0r) April 22, 2020

Antes de nada, eso sí, como explicábamos en este artículo sobre las mascarillas repartidas por la Comunidad de Madrid y que son un ejemplo perfecto de este problema, debemos saber que encontrarse con productos de este tipo que no cumplan la normativa no significa necesariamente que la mascarilla que compramos no proteja, pero sí que debemos estar muy atentos. Y, como apuntan los expertos, hacer especial hincapié en el resto de medidas de prevención para evitar contagiar o ser contagiados.

Líos entre mascarillas y un mercado loco

En este punto, lo primero es tener claro el tipo de mascarillas que existen. Desde el comienzo de la crisis, el lío de las mascarillas ha sido algo de lo más recurrente. Las propias instituciones han ido dando tumbos y pasando de decir que no son necesarias a obligarlas en determinadas situaciones y a recomendar su uso. Eso ha hecho que muchos tuviesen que hacer un curso demasiado acelerado sobre estos productos y es muy posible que hasta tú te hayas quedado con una idea no demasiado clara de qué son y para qué sirve cada una de las mascarillas. Sanidad lanzó hasta una guía muy visual para intentar explicarlo mejor, pero entidades como Asepal piden hacer hincapié en más detalles para desenmarañar el lío formado.

Este tipo de guías sirven para conocer los diferentes tipos de protecciones que existen pero, como explica Luis Gil, secretario general de Asepal, también pueden simplificar demasiado el caso. “Uno de los problemas mayores es que al llamar a todo mascarillas, las hemos clasificado todas como iguales y hemos pensado simplemente que unas son mejores que otras, por lo que como yo quiero lo mejor voy a por las FFP2 o FFP3, pero no es así”, apunta Gil. Este experto incide en las diferencias sustanciales entre las mascarillas higiénicas, las quirúrgicas y las FFP, que aunque parezcan similares no lo son y tienen diferencias clave para entender su venta, su producción y su uso.

“Debemos tener claro que las quirúrgicas son producto sanitario y como tal se venden en farmacias y tienen una normativa específica y muy restrictiva, las higiénicas son las artesanales y tienen otra normativa distinta, y las FFP se consideran EPI, no productos sanitarios sino productos relacionados con los riesgos laborales. ¿Qué quiere decir eso? Primero, que tienen una normativa y homologación propia, y segundo, que están destinadas a un público diferente. No es que sean o no mejores, es que cumplen con otros cometidos y por eso se destinan a otro tipo de usuarios”, detalla Gil.

Guía de Sanidad.
Guía de Sanidad.

A lo que se refiere Gil es a que las FFP, como ya dijeron varias entidades médicas y otros colectivos cuando la CAM decidió repartir estas mascarillas entre el público general, no son necesarias ni están indicadas para la población en general. Los FFP son respiradores pensados para trabajadores que por obligación están en contacto estrecho con partículas, bacterias, polvo o virus en este caso y así evitar el contagio, de ahí que haya algunas con válvula que impidan la entrada de cualquier partícula pero sí permitan la salida. “El objetivo de llevar mascarillas entre el público general no es tanto evitar ser contagiado sino no contagiar, y eso se consigue con unas quirúrgicas o higiénicas”.

Justo es aquí donde empiezan los líos con las falsificaciones y fallos en homologaciones. Con un mercado destrozado como el actual, todo el mundo intenta llenar almacenes buscando proveedores por todas partes y, como cuentan fuentes del sector que prefieren permanecer en el anonimato, un negocio como el de las FFP que siempre ha estado controlado por pocos productores, en la mayoría europeos o americanos como 3M, deben explorar nuevos mercados como el chino. La demanda existente y las medidas tomadas por los gobiernos para garantizar el abastecimiento han hecho el resto para que las falsificaciones empiecen a aparecer sin parar. Y algo parecido ocurre con el resto de tipos.

Cómo saber si la tuya es falsa

Vale, sabiendo esto, ¿cómo podemos saber si las nuestras cumplen, o al menos conocer a qué nos enfrentamos? Pues la clave está en mirar etiquetados y pedir siempre certificados y homologaciones. Al menos, así lo explican expertos como Gil o Del Caño. Para que sea más sencillo, aquí van modelo a modelo.

Higiénicas

Es muy difícil que sean falsas, ya que no necesitan de homologación ni características específicas. Es cierto que debemos fijarnos en la calidad del tejido y cuantas más garantías nos den mejor para todos, pero no corres el riesgo de enfrentarte a un problema que no esperabas. No te fíes, eso sí, de los que dicen que son higiénicas pero con tejido FFP2 o que dan garantía FFP2 pero no están homologadas, pues eso no existe. FFP2 no es un tejido o un nivel de protección, es una homologación que incluye diferentes puntos, como el tipo de material, el etiquetado, la protección, el diseño o la propia homologación oficial.

Ejemplo de mascarilla higiénica.
Ejemplo de mascarilla higiénica.

Quirúrgicas

El modelo más común. Como decimos, es un producto sanitario, por lo que se vende en farmacias o centros que cuenten con la licencia para productos sanitarios. Estos centros deben garantizar que el producto cumple con toda la reglamentación al venderse en muchos casos por unidades sueltas que no llevan toda la documentación. En la caja, debe incluirse el marcado CE, dar el nombre del fabricante, el tipo de mascarilla y la norma UNE EN 14683. Aunque durante esta crisis se ha autorizado la venta de este producto sin marcado CE, deben cumplir el resto de requisitos, y será la AEMPS la que garantizará que los cumplen.

Mascarillas quirúrgicas.
Mascarillas quirúrgicas.

FFP

Son las más caras, complejas de fabricar y por tanto las más falsificadas. Siguen una reglamentación muy especial basada en los riesgos laborales y es fácil encontrar posibles problemas en su etiquetado. Vamos a verlo con detalle.

Se rigen por el Reglamento UE 2016/425 y la norma EN149:2001+A1:2009. Deben cumplir con esta normativa e indicarla para poder garantizar su autenticidad, además, deben contar con el visto bueno de un análisis realizado por un organismo notificado de la UE. En España hay varios, y esta homologación es uno de los aspectos más falsificados por los vendedores que no cuentan con la certificación.

🔎 GUÍA RÁPIDA DE IDENTIFICACIÓN DE MASCARILLAS DE PROTECCIÓN RESPIRATORIA NO REUTILIZABLES v3.0

🔎 QUICK GUIDE TO NON REUSABLE FILTERING HALF-MASKS IDENTIFICATION v3.0 pic.twitter.com/fUWBXqyrb5— Desenmascarador Enmascarado (@Desenmascarad0r) April 27, 2020

En cuanto a lo que tienen que incluir en el producto, hay numerosos aspectos. Debe aparecer el nombre de la empresa o el modelo del respirador, el marcado CE (salvo que cumpla con alguna de las excepciones concretas recogidas en este BOE del 23 de abril) y los cuatro números del organismo notificado que se colocan junto al CE. Es cierto que con la crisis han empezado a aparecer otras mascarillas con denominación equivalente, pero hay que tener cuidado con ellas. Podemos encontrarnos con mascarillas como las KN95, NIOSH N95, pero una señal de que son falsas es que vengan con doble etiquetado como FFP2 y KN95 o doble reglamentación.

Os voy a ir dejando aquí fotos de mascarillas que no están correctamente etiquetadas.
No es que no funcionen, es que no llevan un etiquetado válido, habría que comprobar si filtran lo que dicen. Como no lo sabemos, mejor: distancia de seguridad.
Unas FFP2 de verdad son así👇🏻 pic.twitter.com/nnlpIJezbU— Gemma del Caño (@farmagemma) May 13, 2020

Por último, hay que estar atentos a dos detalles importantes. Si dicen que la mascarilla es lavable, tiene que ser necesariamente de tela, el resto de tejidos no aguantan el mojado, pues pierden sus características de filtrado y se deterioran. Si dicen que es reutilizable pero no viene una R junto al FFP, no es reutilizable. La mayoría de las mascarillas reutilizables son una estructura de plástico a la que se le van cambiando los filtros homologados.

Fecha de publicaciónmayo 18, 2020

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

UME, para servir

Uno se pregunta, al ver las estadísticas de bajas, por qué no funcionarán los gobernantes con la misma prontitud y eficacia que los militares. Circula un video en el que un general, a pesar de la mascarilla, explica claramente el funcionamiento de las Unidades militares; una perfecta organización en la que un estado mayor planea y dirige las operaciones en curso, mientras otro va programando las operaciones futuras. Todo un engranaje funcionando con eficacia, en silencio y sin alardes, donde cada elemento sabe lo que tiene que hacer y cómo hacerlo, sacando el máximo rendimiento de sus escasos medios, y a pesar de lo imprevisto y desconocido de un enemigo que dio la cara cuando ya estaba dentro.

Los 4 grandes pelotazos de las mascarillas y los test: la estafadora Mayra facturó 263 millones a Sanidad

Eric Casas, directivo de Hans Biomed Skymedic, ha ganado 38,7 millones con el mismo negocio. Mayra Dagá,...

Últimas noticias

95 gramos de CO2 El mayor reto en la historia del automóvil

Como si fuera obra de Greta Thumberg, las medidas anticontaminación se endurecen en la UE, por lo...

Dos historias de un chino que demuestran la cara y la cruz del reconocimiento facial

A un lado, los que apoyan esta tecnología en aras de la seguridad; al otro, quienes lo consideran un atraco a la...

El bikini, un traje de baño atómico

La presentación de esta prenda veraniega de dos piezas coincidió con los ensayos nucleares de Estados Unidos en el atolón Bikini

El Ejército frustró un atentado con bomba lapa en su base principal en Mali

Artificieros españoles frustraron un atentado en Koulikoro, donde se ubica la principal base en la que están desplegadas las tropas españolas en Mali....

Teletrabajo y coronavirus: lo que el mundo puede aprender de los Países Bajos sobre el trabajo desde casa

Si eres de los que ha tenido que colocar la laptop sobre una pila de libros de cocina durante la pandemia o...