viernes, 7 agosto 2020
Visitas totales a la web: 85932426

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

Miguel Ángel Villarroya, jefe del Estado Mayor de la Defensa: “Hasta EEUU se interesa por la respuesta que ha dado el Ejército español al Covid-19”

Fernándo Lázaro

Miguel Ángel Villarroya es la cara de los militares en la lucha contra el coronavirus. Su ‘todos los días son lunes’ se convirtió en un lema para afrontar los días más duros de la pandemia y del estado de alarma

El teniente general Miguel Angel Villarroya, jefe del Estado Mayor de la Defensa, nos recibe en su despacho. Hasta ocho teléfonos rodean sus dos mesas de trabajo. Personalizó la imagen del Ministerio de Defensa en la operación Balmis durante la lucha contra el coronavirus.

¿Se ha solicitado ayuda a las Fuerzas Armadas ante los últimos focos de coronavirus?
De momento no. No hay ninguna solicitud de apoyo. Como sabe, la operación Balmis se ha dado por terminada. No obstante, las peticiones de apoyo de las autoridades civiles a las Fuerzas Armadas siguen abiertas. Estamos dispuestos a lo que haga falta. Si piden apoyo allí estaremos, haya o no haya Balmis. El mayor movimiento militar en la historia democrática española, en territorio nacional…

¿En algunos de los planes con los que siempre trabajan los militares había alguno que se aproximara a la situación que vivimos?
Hay que tener planes para todo. Planes sí teníamos para pandemias, pero los planes son una base de partida. Sobre esa base es sobre lo que te permite ajustarte a la situación. Siempre hay planes para todo. Hay que combinarlo, adaptarse, ajustarlo a la realidad.

¿La decisión de sacar a las Fuerzas Armadas a la calle fue arriesgada?
No soy quién para juzgar la actuación del Gobierno. Las Fuerzas Armadas siempre estamos a disposición de la sociedad, somos un instrumento esencial para la resolución de cualquier tipo de crisis.La ‘operación Balmis’ fue una actuación precisa y rápida.

¿Cómo han quedado sus hombres?
Estoy totalmente orgulloso de nuestra gente. Ha estado empeñada a tope en el día a día de la operación Balmis. Ha sido extraordinario el espíritu que han tenido todos los soldados y marinos y aviadores que han estado participando en la operación. Ha habido momentos muy duros en los que la gente ha necesitado un poco de ayuda. Sus ‘frentes’ más mediáticos fueron las residencias de ancianos y los traslados de cadáveres a las improvisadas morgues. Fueron ustedes los que dieron la voz de alerta en las residencias.

¿Qué se encontraron?
Fueron momentos muy duros y, efectivamente, quizás los más dolorosos de todos. Cuando estamos en esa situación, donde todo el mundo está desbordado, la actuación de las Fuerzas Armadas llevó serenidad y tranquilidad a todos los estamentos de la sociedad. Efectivamente, hubo en algunos caso puntuales en que la situación había desbordado al personal de las residencias.Pero se trasladó una alerta de que se estaba dejando morir a los ancianos en las residencias. Sinceramente no me creo capacitado para juzgar la actuación individual en las residencias. En cualquier caso, fueron casos muy puntuales.Casi 1.500 cadáveres trasladados al Palacio de Hielo…

¿La misión más dura?
El militar se prepara siempre para situaciones muy duras. Normalmente no operamos en fiestas o guateques, porque las Fuerzas Armadas actúan cuando la situación es muy crítica. Y el personal está preparado. Pero, evidentemente, el militar no es una máquina, es una persona dentro de un uniforme. Y, sí, estas actuaciones dejan secuelas. Las Fuerzas Armadas acompañamos a todos los fallecidos con todo el respeto y todo el cuidado de honrar a su memoria y honrarlos como uno de tantos militares que podía haber caído en el campo de batalla.Ustedes acudían a petición de las autoridades municipales y autonómicas.

¿Qué balance puede hacer de las relaciones con el resto de administraciones del Estado?
En general, el balance de las relaciones con las diferentes administraciones ha sido bueno. Uno de los éxitos de la operación fue el sistema de petición de apoyos. Todo lo que dispone el plan Balmis, que lo hemos reflejado en el nuevo plan Balmis 2, es que el mecanismo de solicitud de las autoridades civiles, el priorizado, el hacerlo a través de las delegaciones del Gobierno, y de ellas, directamente al centro de operaciones donde se asignaba directamente la misión a las unidades, ha sido un éxito porque se logró un sistema ágil y rápido. Se respondían a las peticiones de forma muy inmediata.

¿En una relectura del plan se mantiene esa estructura de petición? ¿se mejora?Si hiciera falta volver a poner en marcha una operación similar, aplicaríamos el mismo sistema de coordinación y petición, que se ha demostrado eficaz.Se han apuntado discrepancias en el País Vasco y Cataluña.Hemos estado atendiendo a todas las solicitudes de una forma igual para todos, sin ninguna discriminación. Lo que nos han pedido allí hemos estado. No he notado nada.Imagino que ya han chequeado cómo se llevó a cabo la ‘operación Balmis’.

¿Hay mucho que mejorar?
Siempre hay lecciones aprendidas. Son a nivel muy táctico. En el global, puedo decir que ha sido una experiencia digna de poder repetirse.

¿Qué nos ha permitido actuar así? ¿Qué nos ha dado esa capacidad tan ágil?
El tratarlo como una operación militar, establecer una estructura de mando y control militar corta y directa. Esa ha sido la clave que ha permitido el responder y adaptarnos rápidamente a la situación. Y el poder afrontar los cambios de situación. Por ejemplo, la Unidad Militar de Emergencias (UME). Fue la punta de lanza porque tiene una serie de características y de condiciones que son permanentemente adiestradas en atención de emergencias. Pero es finita, tiene una cantidad de efectivos que a lo largo de los días de operación hay que reforzarlo, porque la gente se agota, no son de piedra. Pero rápidamente se puso detrás de la UME el resto de las Fuerzas Armadas a trabajar en aquellos campos que la UME liderada. La UME empezó a entrenar al resto. También estaba el regimiento de RNBQ de Valencia que ha aportado esas capacidades, y ha enseñado y formado a otras unidades militares para poder seguir reforzando y sustituyendo a los que necesitaban un descanso para poder seguir operando.

En sus planes nuevos, ante posibles rebrotes potentes, ¿contemplan una mayor participación en las labores de seguridad ciudadana?
La cuestión de seguridad ciudadana es un tema de Fuerzas de Seguridad del Estado y del Ministerio del Interior. Nosotros les apoyamos en lo que haga falta.En la Guardia Civil contemplan, en los peores escenarios, situaciones de crisis social elevada y con grave incidencia en la seguridad ciudadana.

¿Sus análisis apuntan también en esa línea?
Yo ahora mismo no creo que nosotros tengamos que intervenir en estas circunstancias en un tema de seguridad ciudadana, de orden público. No es de las Fuerzas Armadas. Estamos para ayudar a FSE y a la sociedad. Sí quiero decir que si estamos en una situación de crisis social grave, nosotros estamos ayudando y hemos ayudado a sobrellevar esta situación de crisis social. Hemos apoyado a los bancos de alimentos, hemos creado albergues para personas sin hogar, hemos estado ayudando a desinfectar residencias… En resumen, hemos estado con la gente más vulnerable. En ese sentido de emergencia social si que ha estado y estarán las Fuerzas Armadas.El Ministerio de Defensa ha puesto en marcha ya reservas estratégicas de material por si hiciera falta.

¿Podría desglosarnos en qué consiste esa reserva estratégica?
Hay dos cosas cuando hablamos de reservas estratégicas. Por una parte, la reserva militar para atender un rebrote. Se trata de tener material para proteger nuestras fuerzas para que puedan actuar en las labores de apoyo a la sociedad. Eso sí se contempla el plan Balmis 2. Estamos ya estableciendo una serie de elementos que son básicamente elementos de protección y aquellos productos químicos de higiene y desinfección para afrontar la primera oleada de un rebrote. Luego ya se iría adquiriendo y reponiendo. Pero una primera oleada hay que hacerle frente. Otra cosa es que el Estado esté realizando una reserva estratégica a nivel nacional, que eso es cuestión del ministerio de Sanidad. Pero también es cierto que el Ministerio de Sanidad nos ha pedido que estudiemos la posibilidad de almacenar esta reserva estratégica en instalaciones militares. Porque tenemos dependencias y capacidad de almacenaje por toda España. Pero eso estamos ahora mismo en tratos con Sanidad, con posibilidad de elaborar un convenio sobre las reservas estratégicas. Estamos hablando de una reserva estratégica de 40.000 metros cúbicos de ocupación. Esta reserva incluye muchas cosas, además de epis y mascarillas. Hablamos de elementos que requieren refrigeración, test… y algún tipo de medicación… unas cantidades muy importantes. Pero eso es Sanidad, son ellos los que lo están diseñando y nosotros estamos estudiando la logística, la posibilidad de almacenarlo en instalaciones militares por todo el país. Se trataría de repartirlo.

¿En cuánto tiempo estaría desplegada una nueva operación Balmis, ese ‘Balmis 2’ que ya está sobre el papel?
Balmis 2 la activaríamos en 24 horas. Más rápido creo que sería imposible. Nosotros en 24 o 48 horas somos capaces de poner en marcha la operación completa a nivel nacional. El despliegue militar en España durante estos meses está siendo estudiado por países socios.

¿Qué es lo que más les interesa conocer?
Hay interés porque todos los países se han sido afectados por el Covid y han empleado sus Fuerzas Armadas. Pero en ningún país ha sido como aquí, de una forma global, de todas las fases, enfocada a la solución global de este problema. En otros países han sido soluciones parciales. Ahora están llamando y preguntando, interesándose por lo que hemos hecho. Alemania, por ejemplo. Ha estado consultando. Ha estado viendo. Reino Unido también, estuve hablando con el Jemad inglés que se interesaba por cómo lo habíamos hecho. Con Estados Unidos, estuve hablando con el Jemad americano, quería conocer cómo lo habíamos llevado a cabo. Está todo el mundo muy interesado. Lo que más les sorprende es la respuesta. Lo más original nuestro, el aporte de una operación militar plena y las capacidades de mando y control. En Italia, por ejemplo, han estado trabajando con los mecanismos habituales de colaboración con la población civil. Con capacidades restringidas. Aquí no. El mecanismo de petición ha sido inmediato, la respuesta ha sido inmediata y además, con mucha capacidad y rápida ejecución. Esa capacidad de mando y control, de cadena de mando tan corta que permita tomar decisiones que se ejecuta en poco tiempo, es la gran herramienta de Balmis y lo que preguntan.

¿Se plantea hacer una corrección del número de efectivos de las unidades?
Es decir, ¿una mayor potenciación de las unidades NRBQ o de la UME, por ejemplo?
No hay que prepararse para combatir la guerra del pasado. Siempre hay que prepararse para combatir la del futuro. Reforzar la UME, reforzar NRBQ regimiento para preparar un Balmis 2 no es la forma de enfocar. Lo que sí tenemos que hacer es mejorar la sanidad militar. Y no porque no esté bien diseñada. Pero es cierto que en los últimos tiempos, la cobertura de las plantillas del cuerpo de sanidad militar no ha estado bien cubierta. Necesitamos cubrir esas plantillas, necesitamos que el cuerpo militar de sanidad vuelva a tener la importancia que ha tenido siempre. Estamos ya en ello. se está trabajando en potenciar esa capacidad que realmente es falta de personal.

El desembolso de ‘Balmis’, ¿cómo afecta a las cuentas de Defensa para este ejercicio?
La operación Balmis ha costado 42 millones de euros. Ese es el coste de toda la operación. Eso sale del presupuesto de este año. Lo que hay que tener en cuenta es que mantener unas Fuerzas Armadas que cumplan con su misión necesita una inversión, y esa inversión hay que seguir haciéndola. Eso es evidente. Las Fuerzas Armadas proporcionan a la sociedad es seguridad y a la postre, libertad. Lo que te permiten es que la sociedad se pueda desarrollar en su plenitud. Si no hay seguridad me da igual el tipo de educación que se esté dando, me da igual el tipo de la sanidad… si no la puedo disfrutar en libertad… por lo cual la inversión en Defensa, es inversión en seguridad, es inversión en desarrollo, y hay que mantenerla. No hay que olvidar que la inversión en Defensa también es beneficio económico directo porque ya no es solo proporcionar la seguridad para poder desarrollar sino que revierte en la sociedad de una forma directa. España es un país que depende del turismo. El turismo va a los sitios donde hay seguridad. Si en España no hay una seguridad adecuada, el turismo no viene, lo hemos visto en otras zonas del mundo donde ha habido una inestabilidad y que por muy turística que fuera, el turismo se ha retraído. Nuestra colaboración a la seguridad revierte directamente en el beneficio del turismo.

¿Es optimista ante los nuevos presupuestos, teniendo en cuenta que en el seno del Gobierno hay voces que no suenan precisamente militaristas?
Yo siempre soy optimista. La situación económica es la que es. Como todo, habrá que gestionar las prioridades. Y la prioridad es vivir, garantizar la vida, evidentemente esa es la prioridad.Hay alertas de que el terrorismo internacional puede aprovechar el efecto de la pandemia en Europa para hacerse más presente. La pandemia afecta a todos, a los buenos y a los malos. Pero no cabe duda que las capacidades biológicas es un arma que los terroristas siempre han estado estudiando. acordémonos del ántrax… es una capacidad que está allí.

Fuenteabc.es
Fecha de publicaciónjulio 12, 2020

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

UME, para servir

Uno se pregunta, al ver las estadísticas de bajas, por qué no funcionarán los gobernantes con la misma prontitud y eficacia que los militares. Circula un video en el que un general, a pesar de la mascarilla, explica claramente el funcionamiento de las Unidades militares; una perfecta organización en la que un estado mayor planea y dirige las operaciones en curso, mientras otro va programando las operaciones futuras. Todo un engranaje funcionando con eficacia, en silencio y sin alardes, donde cada elemento sabe lo que tiene que hacer y cómo hacerlo, sacando el máximo rendimiento de sus escasos medios, y a pesar de lo imprevisto y desconocido de un enemigo que dio la cara cuando ya estaba dentro.

Los 4 grandes pelotazos de las mascarillas y los test: la estafadora Mayra facturó 263 millones a Sanidad

Eric Casas, directivo de Hans Biomed Skymedic, ha ganado 38,7 millones con el mismo negocio. Mayra Dagá,...

Últimas noticias

95 gramos de CO2 El mayor reto en la historia del automóvil

Como si fuera obra de Greta Thumberg, las medidas anticontaminación se endurecen en la UE, por lo...

Dos historias de un chino que demuestran la cara y la cruz del reconocimiento facial

A un lado, los que apoyan esta tecnología en aras de la seguridad; al otro, quienes lo consideran un atraco a la...

El bikini, un traje de baño atómico

La presentación de esta prenda veraniega de dos piezas coincidió con los ensayos nucleares de Estados Unidos en el atolón Bikini

El Ejército frustró un atentado con bomba lapa en su base principal en Mali

Artificieros españoles frustraron un atentado en Koulikoro, donde se ubica la principal base en la que están desplegadas las tropas españolas en Mali....

Teletrabajo y coronavirus: lo que el mundo puede aprender de los Países Bajos sobre el trabajo desde casa

Si eres de los que ha tenido que colocar la laptop sobre una pila de libros de cocina durante la pandemia o...