jueves, 21 enero 2021
Visitas totales a la web: 86302632

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

No hay civilización sin deporte

Luis Reyes

¡Tenemos fútbol, felizmente! El deporte es un elemento clave de nuestra civilización, su vuelta da sensación de regreso a la normalidad

El deporte está en la base de nuestra civilización. Los que inventaron la democracia, la filosofía y el teatro, los griegos, inventaron también el deporte. Lo convirtieron en una parte imprescindible de la educación, pero también en un espectáculo de masas, con competiciones que apasionaban al público tanto como ahora. Y en un elemento clave del juego de la política, lo que quizá fuese su aspecto más trascendente.

El 26 de junio de 1969, un partido de fútbol librado en México entre las selecciones de Honduras y El Salvador provocó la ‘Guerra del Fútbol’. Ganó El Salvador, clasificándose para el Mundial de México de 1970, y el embajador hondureño advirtió a sus futbolistas en los vestuarios: “Hemos roto las relaciones con El Salvador. Posiblemente haya una guerra”. Las hostilidades comenzaron efectivamente el 14 de julio, y aunque la guerra sólo duró cinco días hubo 6.000 muertos. Había serios problemas entre los dos países vecinos que justificaban el conflicto, pero el desencadenante fue la competición deportiva, una muestra de estupidez histórica difícilmente igualable.

Precisamente lo contrario hacía la sabiduría de los griegos, suspender las guerras para practicar el deporte. La Hélade estaba compuesta por numerosas ciudades-estado. Al haber tantas entidades políticas coexistiendo en un espacio pequeño, los conflictos eran numerosos e inevitables. Siempre había alguna ciudad en confrontación con otra, y esto llevó a buscar fórmulas para paliar la conflictividad. Para esos se inventaron los juegos deportivos, que suponían no sólo la suspensión de hostilidades, sino que además daban la oportunidad de ajustar cuentas entre ciudades en un estadio, en vez de en el campo de batalla.

En nuestro tiempo se han reinventado los Juegos Olímpicos (el olimpismo pretender contribuir a la paz entre las naciones), pero en la Grecia clásica no eran los únicos instrumentos de paz. Existían también los Juegos Píticos, celebrados cada cuatro años en Delfos, sede de un famoso santuario de Apolo, los Juegos Ístmicos, dedicados a Poseidón cada dos años en el Istmo de Corinto, o los Juegos Nemeos, también bianuales, celebrados en Nemea en honor de Zeus.

En todos ellos se suspendían las guerras entre ciudades para que todos pudieran participar o presenciarlos tranquilamente, pero además eran ocasión de otros contactos culturales. Los escritores y los filósofos acudían para recitar sus obras, el equivalente a un moderno lanzamiento editorial –en los Juegos Olímpicos escuchó Tucídides a Herodoto, el maestro de la Historia–, pero también se convertían en ferias comerciales, donde se vendían productos de todas partes. Para Pitágoras los juegos eran como la vida misma, unos buscaban la fama, otros hacer negocio, y otros ser espectadores.

Gymnastiké 

Los griegos creían en la unión permanente entre lo físico y lo moral. En las odas que el poeta Píndaro dedicaba a los vencedores (eso y la corona de olivo eran sus premios) se exaltaban los valores del coraje, el esfuerzo y la piedad. Por eso el deporte constituía uno de los tres pilares de la educación: Grammatiké (aprender a leer y escribir), Musiké (música, danza y literatura) y Gymnastiké (educación física) que derivaba su nombre de gymnós, desnudo, porque el deporte se practicaba desnudo. Se puede considerar por eso un aspecto del culto al cuerpo, a la belleza física, que se plasmaría en esas maravillosas estatuas de hombres y dioses cuyos cuerpos desnudos de mármol todavía nos fascinan. Para los griegos que acudían a los juegos, ver a los atletas desnudos era ya en sí un atractivo irresistible.

Con el paso del tiempo, sin embargo, se premiaba a los deportistas con algo más que odas y coronas vegetales. Era tanta la pasión que despertaban los juegos que las diferentes ciudades empezaron a buscar deportistas profesionales para asegurarse triunfos. Les daban sueldos vitalicios, exención de impuestos, entradas privilegiadas en el teatro y grandes primas si ganaban una competición; incluso fichaban deportistas en el extranjero, y se sobornaba a los adversarios para que se dejaran ganar. Todo como hoy, incluidas las indignadas críticas de algunos intelectuales a este despilfarro.

Había tres clases de deportes. Las pruebas ecuestres, carreras de caballos o de carros que se celebraban en el hipódromo. Las carreras de carros se convertirían en el deporte de masas por excelencia, el equivalente a nuestro fútbol. Alcibíades utilizó el patronato del equipo de carros vencedor en los Juegos Olímpicos para convertirse en un líder político populista.

Fecha de publicaciónjunio 14, 2020

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

El paracaidista español que humilló a los «temibles» espías soviéticos

Joaquín Madolell, natural de Melilla y militar del Ejército del Aire, desarticuló la mayor red del espionaje...

El amor de Macarena Olona por la Guardia Civil empieza por su pareja, un joven oficial condecorado

El padre de su hijo llegó a la Benemérita como militar de carrera y, los que le...

Últimas noticias

El Castellano de Flandes

Un buen libro, entretenido al menos. El autor hila muy fino y nos consigue crear un soberbio...

Así te puedes proteger de los ciberdelitos más frecuentes

Para protegerse en Internet no hace falta tener muchos conocimientos de informática; basta con seguir una serie de sencillas reglas.

¿Dudas sobre los cubrebocas? Esto es lo que saben los científicos

Es posible que las investigaciones realizadas hasta ahora sean imperfectas, y aún están evolucionando, pero la conclusión es simple: las mascarillas son...

Los niños salvados que se convirtieron en verdugos etarras

Cándido Azpiazu asesinó a Ramón Baglietto, que había evitado que fuera atropellado por un camión, y Manuel Miner , rescatado por la...

Marruecos planea cambiar la ley para nacionalizar migrantes subsaharianos e incorporarlos a su ejército

El Ejército Real, la rama terrestre de las Fuerzas Armadas Reales (FAR) marroquíes, cuenta con 175.000 soldados en activo, y 150.000 en la reserva. La mayoría de estos militares están desplegados a lo largo de los 2.700 kilómetros del muro de seguridad que Marruecos construyó con el Sáhara Occidental para protegerse ante incursiones del Frente Polisario.