viernes, 27 mayo 2022
Visitas totales a la web: 87577436

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

Todo sobre el saludo militar: origen, variantes y las particularidades del caso español

Hector Herrera

Este gesto constituye la expresión más elevada del respeto mutuo, disciplina y unión espiritual entre todos los miembros de las Fuerzas Armadas.

A lo largo de la historia, son muchos los saludos que se han utilizado para diferenciar al mundo castrense del civil. Es una muestra de disciplina y respeto que cualquier soldado debe aprender a utilizar. El protocolo del saludo varía en función de las fuerzas armadas y del país al que estas pertenezcan. Pero suele entenderse que es el subordinado quien saluda a su superior, y este, como muestra de respeto, le corresponde debidamente devolviendo el saludo.

El Rey Felipe VI saluda a varios militares durante su visita a la Comandancia Naval del Miño en Tui, Galicia (España) a 2 de septiembre de 2020.  SEPTIEMBRE 2020 / Europa Press
El Rey Felipe VI saluda a varios militares durante su visita a la Comandancia Naval del Miño en Tui, Galicia (España) a 2 de septiembre de 2020. SEPTIEMBRE 2020 / Europa Press FOTO: MARTA VÁZQUEZ RODRÍGUEZ  EUROPA PRESS

Dónde surge el saludo militar

Aunque no existe certeza del origen de los saludos militares, podemos identificar muchas variantes que se han utilizado a lo largo de la historia. La hipótesis más aceptada es que aparece como una forma de “inutilizar” el brazo de la espada.

Una de las primeras manifestaciones de este saludo protocolario, lo podemos encontrar en las legiones romanas. Tristemente, la mala prensa que ahora acompaña a este saludo, ha hecho que se pierda en el tiempo y que su uso “apropiado” en la actualidad se limite a miembros de grupos neonazis y neofascistas, así como a algún que otro acto protocolario de algunos ejércitos.

Pero hay que hacer un pequeño apunte. El saludo fascista que diseñó Benito Mussolini, no es exactamente igual que el saludo romano; sino que es una derivación del mismo. La diferencia entre ambos es que, mientras las legiones romanas extendían el brazo derecho hacia delante, los fascistas del siglo xx lo extendían hacia delante y hacia arriba.

Versión fascista del saludo romano. Adolf Hitler
Versión fascista del saludo romano. Adolf Hitler

El saludo militar común, es decir, llevándose los dedos a la sien, se cree que surgió durante la Edad Media, con la costumbre de descubrir el rostro al saludar a un compañero de armas. Y es que, para enseñar la cara, los caballeros medievales debían subirse la visera de los cascos metálicos.

Cuando se dejó de usar este tipo de yelmo con visera, los soldados mantuvieron la costumbre como una muestra de cortesía y respeto. Aunque con su derivación posterior, que implicaba levantarse el sombrero. En el siglo XVIII, el Ejército británico eliminó la obligación de descubrirse la cabeza ante un superior. En vez de eso, basaba con “amagar” con hacerlo, es decir, agarrando la visera del sombrero.

Yelmo bajo medieval, la celada o visera protectora debía ser levantada con la mano para reconocer el rostro
Yelmo bajo medieval, la celada o visera protectora debía ser levantada con la mano para reconocer el rostro FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT)

De acuerdo con esta teoría, el saludo militar fue adquiriendo esa firmeza y marcialidad que detenta actualmente, a medida que lo hacían los ejércitos. Aunque no todos las fuerzas armadas evolucionaron de la misma forma. Por eso, hay diferentes variantes en función de a qué país correspondan estas fuerzas armadas:

Saludo de visera

Este es el “saludo militar común”, es decir, es el que utilizan casi todas las fuerzas armadas de nuestro tiempo (incluida España). El gesto consiste en llevar la mano a la sien derecha con la palma hacia abajo, en un ángulo de 45º…. acercándose tanto a la sien como sea posible (pero sin tocarla).

El rey Felipe VI saluda a su llegada al Palacio de Oriente donde ha presidido hoy la celebración de la Pascua Militar.
El rey Felipe VI saluda a su llegada al Palacio de Oriente donde ha presidido hoy la celebración de la Pascua Militar.

Palma a la vista

La forma de este saludo es la misma que la anterior, solo que la palma de la mano debe apuntar hacia delante. Es el saludo que utilizan las fuerzas armadas de Francia, (donde se le denomina “raquette”). En las fueras armadas británicas también existe esta modalidad de saludo, y los únicos soldados que no lo utilizan son los que integran las filas de la Armada.

Hay una anécdota que podría explicar por qué las fuerzas navales hacen el saludo de visera, mientras el resto de los soldados británicos enseñan la palma: en cierta ocasión, la reina Victoria (1819-1901) visitó un barco de guerra, y al recibir el saludo de los marineros, encontró desagradable eso de que los soldados tuvieran las manos sucias… y que, encima, se lo enseñasen. Por eso, la reina inglesa decretó que a partir de ese momento, la marinería iba a ocultar la palma de sus manos orientándola hacia abajo.

Diferentes saludos de las Fuerzas Armadas británicas. Fuente: Ministerio de Defensa británico
Diferentes saludos de las Fuerzas Armadas británicas. Fuente: Ministerio de Defensa británico FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT) CROWN COPYRIGHT

Dos dedos

Este curioso saludo solo se utiliza en un lugar del mundo: en Polonia. Llevarse los dedos índice y corazón a la sien es, por eso, una seña de identidad de los ejércitos de este país, donde se conoce como “salutowanie dwoma palcami”.

Saludo con dos dedos en el cuadro de Wyspianski (pintor polaco)
Saludo con dos dedos en el cuadro de Wyspianski (pintor polaco) FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT)

Existió otra variante de este saludo, concretamente, durante la Segunda República Polaca. En aquella época se popularizó el saludo con la palma orientada hacia abajo. Al parecer, el cambio de tendencia tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial, porque los soldados británicos se tomaban esta forma de saludar como una falta de respeto.

Aquello recordaba demasiado al saludo de los Boy Scouts; que es idéntico al polaco, solo que con tres dedos extendidos, en lugar de dos. Por ese motivo, los polacos adaptaron el gesto a la sensibilidad de los británicos… y a partir de entonces lo realizarían con la palma al frente.

El caso español

Las Reales Ordenanzas para nuestras Fuerzas Armadas, estipulan que el saludo militar constituye la expresión más sincera del respeto mutuo, disciplina y unión espiritual entre todos los miembros de las Fuerzas Armadas… ósea, que no poca cosa.

A día de hoy, el saludo habitual entre los soldados españoles es el mismo que suele usarse en gran parte del mundo. Es decir, con el brazo y la palma extendida hacia la sien, y orientada hacia abajo. Pero hay algunas particularidades en el caso español.

A diferencia de lo que ocurre en otros ejércitos, como en el del de Estados Unidos, por ejemplo; el soldado español sólo puede saludar con la mano si lleva prenda de cabeza. Si no lleva la cabeza cubierta, el saludo apropiado es cuadrarse, dejando los brazos caídos y pegados al costado.

Otra excepción de nuestros ejércitos, tiene lugar cuando un soldado español está de guardia. En esta situación, el militar no puede soltar su arma (que tiene en su mano derecha), por lo que debe saludar con la mano izquierda… doblando el brazo a la altura de los hombros, con la palma extendida y mirando hacia abajo.

Infante de marina español haciendo el saludo con arma. Fuente: Manual del Soldado de Infantería de Marina
Infante de marina español haciendo el saludo con arma. Fuente: Manual del Soldado de Infantería de Marina FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT)

También hay algunas excepciones históricas, como la que se dio durante la Guerra Civil… cuando se politizaron hasta los saludos militares. En función del bando en el que combatía el soldado, se saludaba de una forma o de otra: en el bando rebelde se popularizó -cómo no- el saludo fascista (aunque también se mantuvo el saludo militar tradicional); mientras tanto, en el bando republicano se hacía el saludo militar común, pero con el puño cerrado.

Los soldados republicanos utilizan el saludo militar con el puño, mientras que en el bando nacional se utilizaba el saludo romano. Fotografía de archivo.
Los soldados republicanos utilizan el saludo militar con el puño, mientras que en el bando nacional se utilizaba el saludo romano. Fotografía de archivo. FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT)

Al parecer, esta versión del saludo republicano era una adaptación del “Rot Front”, que es el saludo que vienen utilizando todo tipo de movimientos de izquierdas… ya sean comunistas, socialistas o anarquistas. De hecho, sigue siendo oficial de la dictadura comunista china… aunque también es el que utilizan los activistas por la liberación del Tíbet, lo que puede resultar un poco confuso.

El nombre de Rot Front surge de la primera vez que se usó como saludo militar. Sucedió en la década de 1920 en Alemania. Y lo adoptó como saludo la unidad paramilitar Rotfrontkämpferbund (RFB o Liga de Combatientes del Frente Rojo). Curiosamente, y a diferencia de lo que se suele pensar, este saludo no se usó demasiado en la Unión Soviética en el contexto militar.

Pablo Iglesias acaba su intervención con el puño en alto
Pablo Iglesias acaba su intervención con el puño en alto

Después de la victoria del Franquismo, evidentemente, el saludo republicano y el Rot Front quedarían en desuso en nuestro país. Y ahora solo se mantiene entre los defensores de los diferentes sistemas autoritarios de izquierda.

Fecha de publicaciónoctubre, 2021

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

El amor de Macarena Olona por la Guardia Civil empieza por su pareja, un joven oficial condecorado

El padre de su hijo llegó a la Benemérita como militar de carrera y, los que le...

La artillería ‘made in USA’ comprada por Marruecos que deja fuera de juego a España

El país magrebí sigue reforzando sus fuerzas armadas a golpe de talonario, y no lo hace de...

Últimas noticias

El último duelo: una historia real de crimen, escándalo y juicio por combate en la Francia Medieval

Ofrecemos aquí un adelanto editorial del libro de Eric Jager en que se basa la película de...

Miedo en Shanghái: la verdadera cara del régimen chino debería preocuparnos

La rutina, el desgaste y la desilusión provoca que algunos tesoros de los que disponemos se vuelvan invisibles. Eso hace más sencillo...

Este enfermero fundó un servicio sanitario que salva la vida a 1.000 madrileños al año

Javier Quiroga y José Luis Gilarranz pusieron en marcha el Samur en los años noventa. Ahora el servicio celebra su 30 aniversario....

Vuelve la estafa por email que suplanta a cuerpos y fuerzas de seguridad

Desde principios de año estamos viendo que los delincuentes están utilizando varias plantillas que suplantan la identidad de fuerzas y cuerpos de...

Ha llegado la hora de proteger España

España abandonó el 1993 la aplicación de la Ley de Dotaciones para las Fuerzas Armadas que garantizaban un incremento de las inversiones militares así...