miércoles, 30 noviembre 2022
Visitas totales a la web: 88112401

El portal de los profesionales de seguridad y emergencias

Nº 1 del mundo en español en seguridad global

Soluciones de seguridad global

Una revista de Defensa alerta de que las apps del Covid pueden derivar en aparatos de «vigilancia social”

Pelayo Barro

El Gobierno lanza una app con la excusa del virus que le permitirá saber si un ciudadano está donde dice

Coronavirus en España hoy: última hora en directo

Las aplicaciones de móvil que geolocalizan al usuario son una de las líneas de actuación que tiene sobre la mesa el Gobierno de Pedro Sánchez para vigilar que la desescalada se realice cumpliendo las normas establecidas. Algunas de estas ‘apps’ estatales ya están en circulación, como la denominada ‘AsistenciaCOVID-19’. Pese a que el Gobierno defiende que cumplen con todos los requisitos de protección de datos, un informe del Instituto Español de Estudios Estratégicos Defensa (IEEE), que depende del Ministerio de Defensa, advierte que pueden convertirse en instrumentos de «vigilancia y control social» si no se extrema el celo en su diseño y uso.

El IEEE publicó el pasado 23 de abril un informe, elaborado por el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Valencia Lorenzo Cotino Hueso, en el que profundiza sobre los riesgos que entraña la «vigilancia digital» en tiempos del coronavirus.

Este centro de estudios, que forma parte de la estructura organizativa del Ministerio que dirige Margarita Robles, advierte que los informes incluidos en el aparatado ‘Documentos de opinión’ son «responsabilidad de sus autores».

En dicho texto, titulado ‘Inteligencia Artificial y vigilancia digital contra el Covid-19 y contra la privacidad. El diablo está en los detalles’, el catedrático Cotino anuncia que «de China no sólo ha venido la COVID-19, sino el riesgo de la vigilancia digital masiva».

Datos «apetitosos»

Tras un completo y profundo análisis de la legislación española y europea al respecto de la protección de datos, el autor reflexiona que «hay que ser especialmente cautos para que nuestros «apetitosos» datos sensibles y los perfilados ni fluyan al sector privado ni sirvan para el control social asiático«.

«Más amenazante si cabe para la privacidad puede ser el desarrollo de apps, pasaportes biológicos electrónicos, el uso masivo de sistemas de geolocalización, trazabilidad, metadatos y el rastreo monitoreo de toda la población como medida frente a la COVID-19, especialmente si se sigue el modelo asiático», advierte.

«En España, las Comunidades Autónomas en cascada han lanzado webs y aplicaciones, y el Gobierno encomendó a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (SGAD) una app, así como el cruce de datos estadísticos con los operadores de telecomunicaciones a través del INE», recuerda en referencia a la app ‘AsistenciaCOVID-19’ y el proyecto estatal de control de la movilidad ‘DataCOVID’.

Indica el autor que este tipo de apps o pasaportes biomédicos que se están desarrollando en muchos países del mundo, incluida España, «también pueden suponer barreras de acceso a servicios sociales, médicos, de transporte, pueden condicionar nuestra movilidad y circulación o el mismo acceso al trabajo y a establecimientos y actividades. Incluso pueden emplearse para el control administrativo, policial e incluso penal. En definitiva, pueden decidir nuestra vida».

«Evitar tentaciones»

En cuanto al uso de datos personales, el catedrático Cotino recuerda que «se trata de que estos sistemas y apps solo traten los datos exactamente para las finalidades concretas y no más». El protocolo europeo para el desarrollo de este tipo de aplicaciones, al que está suscrito España, contempla que «para evitartentaciones‘, resulta clave que el servidor central solo tenga identificadores anónimos de personas infectadas».

Este tipo de control de los datos ‘centralizado’ «tendría el potencial de convertirse en infraestructura de vigilancia y control social».

«Esperemos que los desarrollos que sean necesarios y eficaces en esta situación excepcional sigan esta línea que combine eficacia, privacidad y transparencia. Y que no haya que acudir a desarrollos tecnológicos privados como los que anuncian Apple y Google. Los mismos, posiblemente garantizarán mejor la eficacia, pero muy dudosamente la privacidad y la transparencia», advierte el autor para finalizar.

Geolocalización gubernamental

El artículo del catedrático Cotino difundido por este centro integrado en el organigrama del Ministerio de Defensa se publica en un momento en el que este tipo de herramientas se convierten en claves para el Gobierno de Pedro Sánchez. Un Ejecutivo que incluso valora la posibilidad de hacer obligatoria la descarga de este tipo de aplicaciones en las 53,4 millones de líneas telefónicas móviles que hay en España.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, anunció a principios de abril que se «está estudiando» el marco legal para implantar un «sistema de vigilancia» mediante el uso de una aplicación móvil.

Se trataría de impulsar en España un sistema muy parecido al que utiliza Corea del Sur, que ha obligado a todos sus ciudadanos a descargarse una aplicación que les geolocaliza en todo momento. El software realiza a diario una evaluación de los criterios clínicos del usuario (si tiene tos, fiebre u otro síntoma) y le califica con un ‘semáforo‘: verde, sano; naranja, precaución; rojo, contagiado. De tal forma, si un usuario verde entra en contacto con uno naranja o especialmente con uno rojo, será advertido mediante un SMS y las autoridades podrán tomar medidas al respecto.

En España, la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial está explorando un camino muy similar. Al menos así quedó reflejado en la instrucción ministerial que publicó el BOE el pasado 28 de marzo, que permitía el desarrollo de aplicaciones con «geolocalización del usuario a efectos de verificar que se encuentra en la comunidad autónoma en que declara estar».

Fecha de publicaciónabril 30, 2020

BELT.ES no se hace responsable de las opiniones de los artículos reproducidos en nuestra Revista de Prensa, ni hace necesariamente suyas las opiniones y criterios expresados. La difusión de la información reproducida se realiza sin fines comerciales. 

Listado de Expertos

Recomendado

Profesión militar: Obediencia debida frente a la obligación de disentir

Con ocasión de la realización de estudios en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado tuve la ocasión de leer y analizar una serie de documentos de opinión que trataban en profundidad las diferentes facetas presentes en el campo de las relaciones cívico-militares; temas que , habitualmente, no han estado presentes en los diferentes cursos y actividades formativas en la enseñanza militar, ni, por supuesto, en la civil.

El amor de Macarena Olona por la Guardia Civil empieza por su pareja, un joven oficial condecorado

El padre de su hijo llegó a la Benemérita como militar de carrera y, los que le...

La artillería ‘made in USA’ comprada por Marruecos que deja fuera de juego a España

El país magrebí sigue reforzando sus fuerzas armadas a golpe de talonario, y no lo hace de...

Últimas noticias

Sistemas de Extinción por Gas: Manual Práctico para el Diseño, Instalación y Mantenimiento

Este Documento Técnico tiene como objetivo dar a conocer las peculiaridades de los Sistemas de Extinción por...

A CSO’s challenge for building a global risk strategy

Without a strategy, security plans are almost impossible to implement, and C-suite engagement can be jeopardized Global security risks...

Este timbre para bicicletas es el lugar perfecto para esconder un AirTag sin que los ladrones lo sepan

Los AirTags de Apple desbancaron con su nacimiento al resto de opciones del mercado entre los usuarios de Apple. Esta solución de rastreo se...

Este timbre para bicicleta es el lugar perfecto para esconder un AirTag sin que los ladrones lo sepan

Bajo un timbre o un portabotellas, esta compañía ha ideado unos escondites para colocar los rastreadores a prueba de robos y pérdidas.

El acuífero detrítico terciario, la gran fuente de agua que abastece todo Madrid

Casi dos tercios de todo el territorio de la Comunidad de Madrid se dispone sobre alguna masa de agua subterránea. La abundancia de este recurso marcó incluso la evolución del lugar, y es que hasta mediados del siglo XIX, la población se abastecía exclusivamente de las aguas subterráneas mediante los denominados 'viajes del agua'.